Participación Ciudadana

Imprimir

 

QUÉ DEBEMOS ENTENDER POR PARTICIPACIÓN CIUDADANA

 

     Por Participación Ciudadana (PC en lo sucesivo) debe entenderse el conjunto de acciones o iniciativas que contribuyen a impulsar el desarrollo local y la democracia participativa, mediante la integración de la comunidad al quehacer político. Esto supone la puesta en práctica de varios mecanismos que permiten a la población tener acceso a la toma de decisiones del gobierno de manera independiente sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político.

     La doctora Alicia Ziccardi, catedrática de la UNAM, nos hace ver que la participación implica forzosamente una vinculación entre las organizaciones civiles o ciudadanos y el Estado, que permita una participación efectiva. [1]  La misma autora, en otro estudio afirma que “La participación ciudadana, a diferencia de otras formas de participación, refiere específicamente a que los habitantes de las ciudades intervengan en las actividades públicas representando intereses particulares (no individuales)”. [2]  

     Sobre el mismo tema, en el sitio tnrelaciones.com de internet, encontramos la siguiente explicación: “La participación ciudadana es un concepto relacionado con la democracia participativa. Se trata la integración de la población en general, en los procesos de toma de decisiones, la participación colectiva o individual enpolítica, entendida esta como algo de lo que todos formamos parte…”

     Como las anteriores, la mayoría de definiciones sobre la PC  explican que para que se dé esta actividad es preciso que obedezca a un interés colectivo particular y no individual, por lo que se relaciona con el trabajo de organizaciones sociales, ONG’s, asociaciones y otros tipos de agrupaciones que velan por los asuntos de interés para la ciudadanía. La otra característica que definen los estudiosos es que por medio de la participación se tenga acceso a la toma de decisiones, en este caso, de lo que el gobierno central o los gobiernos locales hagan de acuerdo con la agenda pública.

     Entre las formas de PC más conocidas podemos mencionar la creación de Consejos Ciudadanos, las Defensas Vecinales, la Iniciativa Popular, el Referéndum; la Consulta Ciudadana de Opinión; los Comités de Usuarios de Servicios; la aplicación de un porcentaje determinado de los presupuestos a las finalidades determinadas por la ciudadanía mediante consulta; el presupuesto participativo; y otras muchas.

     La PC también se manifiesta en la capacidad de incidir en la fiscalización, control y ejecución de los asuntos políticos, administrativos, ambientales, económicos, sociales, culturales y otros asuntos de interés general que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la población, es por eso que en algunos estudios se menciona el derecho al Acceso a la Información como una forma de PC; pero con este derecho no se ejecuta mecanismo alguno que permita tener acceso a la toma de decisiones, ni plantear propuestas u opiniones, que son características propias de la PC. Lo que sí puede darse es que la información a la que se tiene acceso, sirva como insumo para que la ciudadanía participe en acciones de control de las actividades de la institución que brinda la información.

     Muchas instituciones incluyen, además, como modalidades de PC las redes sociales porque a través de ellas puedan las personas manifestar e intercambiar sus opiniones, reclamos o inconformidades acerca de las actuaciones de los funcionarios o su administración. Al respecto, para la Dra. Silvia Bolos Jacob, del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana de México, el término participación ciudadana se aplica a aquellos casos que representan una respuesta –individual o colectiva– desde lo social, a una convocatoria realizada por parte de las autoridades gubernamentales en aquellos espacios institucionales que éstas designan o crean [3] . Entre esos espacios que las instituciones crean para que la ciudadanía participe, están los virtuales y las redes sociales son la vía para entrar en ellos, pero la participación ciudadana no se da con solo entrar a una red social, sino cuando se accede a los espacios que las instituciones tienen en dichas redes.

     De acuerdo con las explicaciones que hemos expuesto, debido a la finalidad, los objetivos y las atribuciones que como institución independiente de Derecho Público distinguen al Consejo nacional de la Judicatura, podemos afirmar que las actividades propias de nuestra institución no requieren la  integración de la ciudadanía, en sus procesos ni en la toma de decisiones mediante acciones o mecanismos propias de la Participación Ciudadana, en el sentido estricto de lo que este tipo de iniciativa social significa, salvo lo pertinente al Acceso a la Información, ya que una vez obtenida ésta, como ya comentamos, puede dar pie a esa participación. No obstante, El CNJ tiene espacios virtuales en las principales redes sociales que incluimos al final de estos temas por la importancia que tienen en la actualidad en materia de Acceso a la Información y Transparencia.

 [1] Alicia Ziccardi,Gobiernos locales: el futuro político de México”, IGLOM, 1999 en http://iglom.iteso.mx/HTML/encuentros/congresol/pm4/ziccardi.html

 [2] Ziccardi, Alicia (1998), Gobernabilidad y participación ciudadana en la ciudad capital

México, Miguel Ángel Porrúa.

 [3] Pineda, Luis. Participación Ciudadana y Redes Sociales. Fuente: 

http://www.elvaso.cl/2011/10/participacion-ciudadana-y-redes-sociales/

 

NORMATIVA SOBRE PARTICIPACIÓN CIUDADANA

 

     Es importante entender que la Participación Ciudadana no es una concesión o permiso que los gobiernos hacen a la comunidad: hay un marco legal nacional e internacional en el que se fundamenta el derecho de los pueblos y los ciudadanos a participar en los gobiernos, de los cuales mencionamos la Constitución de El Salvador (Arts. 83, 85 y 86); la Ley de Acceso a la Información Pública de El Salvador (Art. 3, literal k); la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Artículo 21, número 1); el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, Punto 1; la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Artículo 23).

     Un ejemplo de como en la normativa de algunos países se da atención a la PC, es el de La Ley de enero de 2002 de Panamá, “que dicta normas para la transparencia en la gestión pública, establece la acción de Hábeas Data y dicta otras disposiciones”[1]. Esta ley contiene en su Capítulo VII, las siguientes modalidades de participación ciudadana:

     “Artículo 25. Sin perjuicio de las contempladas en otras leyes, se establece como modalidades de participación ciudadana en los actos de la administración pública, las siguientes:

“1. Consulta Pública. Consiste en el acto mediante el cual la entidad estatal pone a disposición del público en general información base sobre un tema específico y solicita opiniones, propuestas o sugerencias de los ciudadanos y/o de organizaciones estatales.

“2. Audiencia pública. Similar a la consulta pública, excepto que el acto de recibir sugerencias, opiniones o propuestas se realiza en forma personal ante la autoridad que corresponda, de acuerdo con el tema de que se trate.

“3. Foros o talleres. Reunión selectiva o pública de actores relevantes o afectados junto con la autoridad competente, que permita el conocimiento profundo sobre un tema o sirva de mecanismo de obtención de consenso o resolución de conflictos.

“4. Participación directa en instancias institucionales. Actuación de ciudadanos o representantes de organizaciones sociales en las instituciones públicas de consulta o toma de decisiones específicas.”

     Hay, por tanto, todo un respaldo legal nacional  e internacional, para que la PC se pueda y se deba ejercer en nuestro país. Sin embargo, la Constitución de El Salvador no va más allá de la representatividad del pueblo en el Gobierno, esto es, de defender la Democracia Representativa, que siempre ha sido referida a elegir a los representantes y al ejercicio del derecho al voto. Pero si observamos, la normativa internacional, plantea ya el derecho a “participar directamente” en la dirección de los asuntos públicos. Plantean entonces la importancia de la PC, como una vía para pasar de la democracia simplemente representativa a la democracia participativa. Por eso la Participación Ciudadana es necesaria, determinante, para construir la verdadera Democracia.

[1] (Gaceta Oficial N° 24,476 de 23 de enero de 2002)

 

Redes Sociales del Consejo Nacional de la Judicatura

 

Copyright © 2012. Acceso a la Información Pública. Consejo Nacional de la Judicatura. Todos los derechos reservados
Final Calle Los Abetos No.8, Col. San Francisco, San Salvador, El Salvador.|Tel:(503) 2245-2449, (503) 22455260 | Fax: 2250-0623
http://www.cnj.gob.sv/Transparencia/

 

Thursday the 23rd.
Professional Joomla Templates - 888 Poker Review